Blogia
Nuestro hombre en el Bósforo

Contar, Cortázar: El secuestro momentáneo del lector

Contar, Cortázar: El secuestro momentáneo del lector

Los cuentistas inexpertos suelen caer en la ilusión de imaginar que les bastará escribir lisa y llanamente un tema que los ha conmovido, para conmover a su turno a los lectores. Incurren en la ingenuidad de aquél que encuentra bellísimo a su hijo, y da por supuesto que los demás lo ven igualmente bello. Con el tiempo, con los fracasos, el cuentista capaz de superar esa primera etapa ingenua, aprende que en literatura no bastan las buenas intenciones. Descubre que para volver a crear en el lector esa conmoción que lo llevó a él a escribir el cuento, es necesario un oficio de escritor, y que ese oficio consiste, entre otras cosas, en lograr ese clima propio de todo gran cuento, que obliga a seguir leyendo, que atrapa la atención, que aísla al lector de todo lo que lo rodea para después, terminado el cuento, volver a conectarlo con su circunstancia de una manera nueva, enriquecida, más honda o más hermosa. Y la única forma en que puede conseguirse ese secuestro momentáneo del lector es mediante un estilo basado en la intensidad y en la tensión, un estilo en el que los elementos formales y expresivos se ajusten, sin la menor concesión, a la índole del tema, le den su forma visual y auditiva más penetrante y original, lo vuelvan único, inolvidable, lo fijen para siempre en su tiempo y en su ambiente y en su sentido más primordial.

Julio Cortázar, Sobre el cuento

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

15 comentarios

Primo -

Gran idea la de federar este blog con diariocritico...

Capótegui -

Diga usted que sí, plarag.

plarag -

El camino del infierno esta lleno de buenas intenciones. Como casi todo en la vida, las buenas intenciones no solo no garantizan un buen resultado, sino que suelen ser la mejor justificacion para cuando hacemos el mal sin haberlo planeado. En Espanha, que somos un pais de hidalgos, solemos darnos por contentos con querer hacer bien algo, como si por eso ya dieran medallas. Pero, y si lo hago y encima me sale bien ? ay, entonces tendre que vivir con el sambenito de que soy capaz y tendre que seguir haciendolo.... quita, con lo bien que se esta fracasado ...

Ignacio -

Bienvenido, viajero. Claro, la interacción. Pero primero, acorralar al lector e implicarlo a la fuerza. Que no escape...

El viajero solitario -

No me imagino mejor carta de presentación que Cortázar. Un placer haber encontrado este rincón, siempre es grato toparse con J.C.
Coincido con ignacio en que no sólo es indispensable el oficio del escritor para lograr esa conmoción, también es necesaria la implicación del lector.
Saludos

xuan -

Qué razón tiene Cortázar. Y, sin embargo, aunque hable de cronopios y de famas, a mí siempre me conmueve

Ignacio -

Bienvenida a este humilde rincón, Magda apostillada. Estoy muy de acuerdo: así como el escritor está obligado a sacar todo su oficio para producir esa 'conmoción' en el lector, ocurre también que el buen lector tiene que estar dispuesto a interactuar y no beberse sin más las letras como horchata. Y todos los lectores son distintos, y además, uno mismo es un lector completamente distinto de un día para otro. Así que no sé, de verdad, cómo se consigue mantener el criterio.

Apostillas literarias -

Creo que lo mismo sucede con el lector. A mi me pasa que cuando leo un libro que me conmueve, pienso que a los demás también les va a conmover y los va a hacer sentir lo que a mi. Y muchas veces no es así, por más que intente una transmitir el sentir, la sensación, la experiencia de lectura, el otro no lo asume de igual manera.

Ignacio -

Está sacado de un ensayo breve ("Sobre el cuento") que se encuentra en muchos sitios en internet. Los mejores extractos, quizá, en http://www.litterarius.com.es/sobre_el_cuento.htm o bien en http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/opin/cortaz2.htm. También es tremendo y mucho más radical el artículo "Del cuento breve y sus alrededores", que se encuentra en "Ultimo round" (Ed. Debate), y también en ciudadseva.com.

Arilena -

¡Qué grande Cortázar!
Me preguntaba de dónde has sacado la cita. Gracias

Marsu -

¡¡Jajajajajajajajajaaaaaaa!!

Ignacio -

Pues voy y la cambio, ea. Que no se diga que Capótegui copió nada nunca jamás.

Marsu -

Qué risa me ha dado ver la foto, Ignacio... http://peterelrojo.blogspot.com/2008/07/homo-ludis-la-seriedad-del-juego.html

Ignacio -

Ya sabes que los de Bilbao nacemos donde nos da la gana.

juan carlos -

Este Cortázar es de Bilbao, a mí no me la dan. Un tío tan lúcido solo puede ser de Bilbao, de Atxuri o de Indautxu.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres