Blogia

Nuestro hombre en el Bósforo

De Chusco y de aquellos días

De Chusco y de aquellos días

 

 

Ha sido un mazazo, enorme, despiadado, aunque de alguna forma todos lo hubiéramos visto venir un poco; y no he tenido más remedio que volver a aquellos días de Madrid, cuando todos éramos jóvenes, felices e indocumentados y estábamos llenos de esperanza y de buenas voluntades. Siempre conecté con Chusco – por la medicina, claro, pero también y sobre todo por eso que se da en llamar cultura general; por aquel entonces, con Chusco uno podía hablar de libros, cine, música, pintura, historia o geografía con naturalidad, sin la menor pedantería y sin que le diera jamás a uno ni un dato inexacto o fuera de lugar. Y por aquel entonces, con Chusco y Patricia nos recorrimos media España, desde El Olivar de la Alcarria o las hoces del Duratón hasta las dunas de la ventosa Bolonia. Con Chusco y Patricia esquiamos en Pas de la Casa, descubrimos a Stéphane Grapelli en el San Juan Evangelista, visitamos al mismo Pedro de la Cal en Puente del Arzobispo, nos topamos de frente (y sin escopeta ni cámara) con enormes jabalíes en los montes de Toledo, visitamos la nueva filmoteca en el pasaje Doré, paseamos por los jardines de La Granja y cerramos algún día la mitad de los bares de Huertas a Santa Ana.  Con Chusco y Patricia, y con Alicia y Miguel, fuimos un día jóvenes y felices.

Entonces leíamos sin parar, al menos Chusco o yo, todo lo que caía en nuestras manos. A todos nos había marcado Vargas Llosa (Vargas Losa, decía Resti) y su Conversación en la Catedral.  En qué momento fue que se jodió el Perú, se preguntaba Santiago en aquel libro mirando la limeña avenida Tacna, sin amor, desde la puerta de “La Crónica”. Y tantas veces lo he pensado después con todos nosotros, pero sobre todo con Chusco. En qué momento fue que se jodió el Perú (muy propio en su caso, porque casualmente su padre fue durante décadas cónsul del Perú en Bilbao). En qué momento una vida plena, una persona activa, inteligente, culta, con una familia fantástica, una profesión útil y apasionante, en qué momento un tipo capaz por igual de colocar prótesis de cadera, correr maratones, tocar la guitarra y recitar de memoria a Muñoz Seca concibe que la vida se le escapa entre los dedos y empieza una huida hacia ninguna parte sintiendo que se le han cerrado de golpe todas las puertas, incluida la de la escalera de incendios.

Estuvimos con Chusco en Portugal en un par de ocasiones, y en casi todas sus visitas a Bilbao en los últimos tiempos. La conversación conmigo se había vuelto más triste y más seca, llena de temas tabú en torno a la familia y a las decepciones de la vida. Seguíamos hablando pues de libros, de cine, de música, del tratado de Tordesillas, de Saramago o de Bordalo Pinheiro, de sus viajes por carretera y de sus multas portuguesas (Você deve dirigir um pouco mais devagarinho...).  Pero sobre todo, hablábamos de su nueva casa en Caldas da Rainha y de sus frutales. La casa que estaba arreglando y pintando, y donde una parada cardiorrespiratoria lo ha sorprendido de noche, solo, entre sus tarros de mermelada casera y sus recuerdos borrados a golpe de porro.

La noticia nos llegó cuando estábamos en Madrid, precisamente, Susana y yo, recorriendo una vez más las calles de nuestro barrio de entonces y acordándonos de aquellos tiempos dichosos cuando los museos eran gratis, y nosotros, todos nosotros, Chusco también, jóvenes, felices e indocumentados. 

Tiempos que no volverán, porque el tiempo (como decía la inscripción en la entrada de la plantación "The Twelve Oaks" en Lo que el viento se llevó) es la materia de la que está hecha la vida.

 

aquellos tiempos dichosos cuando los museos eran gratis, y nosotros, todos nosotros, Chusco también, jóvenes, felices e indocumentados.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

'La inesperada virtud de la ignorancia'

'La inesperada virtud de la ignorancia'

Birdman es original e intensísima. Me ha llegado al alma esa historia de la vieja gloria de Hollywood (Michael Keaton), célebre por sus papeles de hombre-pájaro en superproducciones de acción con secuelas varias, intentando convertirse al final de su vida en un actor serio de teatro en Nueva York, dirigiendo una adaptación de Carver para Broadway; mientras el espectador va viendo, en una especie de plano-secuencia continuo y claustrofóbico, todos sus fantasmas en el armario intentando hacerle desistir: su yo más cabrón en forma de hombre-pájaro, su pasado y presente de mal padre y pésima pareja, la hija extoxicómana, lúcida y despiadada (impresionante Emma Stone), el embarazo accidental de la actriz secundaria, su propio alcoholismo parcialmente superado, el primer actor neurótico y salvaje dispuesto a hundirle por celos y pura soberbia (Edward Norton en uno de sus mejores papeles), el poder absoluto de la crítica literaria más feroz, la actriz debutante que lo adora y admira (Naomi Watts), su frágil vocación de actor basada en una servilleta de papel que le firmó Carver en su adolescencia y que él ha guardado siempre como un tesoro en la cartera. Todo destila una ternura insoportable, un humor sutil y negrísimo y una melancolía que lo va envolviendo a uno entre la estrechez de los pasillos del teatro y el cielo desteñido de Broadway.

Un prodigio de guión, de producción, de dirección de actores, de rodaje, de edición, además de un homenaje original y precioso al cine, al teatro y a la profesión de actor.



El experimento de Santi Ibarreche & cía.

El Experimento, o el pretexto teatral para disfrutar como niños del talento y sentido del humor de Santi Ibarreche y sus secuaces, el grupo vocal Primital Bros. Una vez más perplejo con otro miembro de la numerosa familia Ibarreche (Esteban, José Miguel, y Javier, fallecido hace un año), capaces -sin moverse prácticamente de Bilbao- de producir y realizar películas maravillosas como “Sabotage” (2000), con Stephen Fry y David Suchet en los papeles estelares de Wellington y Napoleón (jamás nunca, nadie, podrá entender el batacazo comercial en España de esta comedia de bastante éxito en Inglaterra y Francia), o “7:35 de la mañana”, el cortometraje de Nacho Vigalondo nominado al Oscar en 2005, o un sinfín de proyectos a cual más divertido y malogrado por los misterios de la distribución comercial en España.

El Experimento es el segundo montaje teatral de Primital Bros  (formado por los cantactores Santi Ibarreche, Iñigo García Sánchez, Luis Miguel Balandrón y Pedro Herrero) con música de Santi Ibarreche, dirección de Dani Llull y voz en off de Ana Morgade. No hay historia, en realidad, en este retablo de parodias de músicas del mundo cantadas a capela, pero sí muchísimo humor y complicidad con el público. Es una gozada que ayer pudimos disfrutar un par de centenares de espectadores en La Cúpula del teatro Campos Elíseos de Bilbao, y que va a continuar su gira por España, empezada ya hace medio año. El 19 y 20 de marzo vuelven al Teatro Campos. Nadie debería perdérselo.

'Cuestionario básico' en Cierta Distancia

'Cuestionario básico' en Cierta Distancia

El gran Miguel Sanfeliú (Gente que nunca existió, Los pequeños placeres, Anónimos) me ha invitado a participar en el ’Cuestionario básico’ de su blog "Cierta Distancia".

 

Mendiguren finalista

Mendiguren finalista

Blues del distrito Centro, cuento germinal del comisario Mendiguren (el Montalbano / Bevilacqua de uno), accésit en la categoría Relato breve en el V Certamen de la OMC 2013.

Según afirmó Pepa Bueno en la lectura del fallo: "un clásico episodio policiaco de ritmo ágil y eficaz, con todos los ingredientes de las historias estadounidenses: garitos nocturnos y música de jazz, un crimen horrendo, y un comisario tan impecable en su profesión como desastroso en su vida privada; pero ambientado en el Madrid de ahora mismo..." 

Gracias de nuevo al Patronato de Huérfanos de médicos por este nuevo premio en vida del difunto. Sonrisa                

Descargar relato                                                                                                                                  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Estreno carnal

Estreno carnal

"La carne despierta, siente los barrotes de su prisión... "

Lawrence Durrell (1912-1990), "Justine".

 

“La carne despierta”  (Gens Ediciones, Madrid, 2013) es un poutpurri de relatos epicúreos que ocurren más o menos entre sábanas; y aunque no conozco personalmente a ningún@ de mis compañer@s de antología*, y por lo tanto no estoy obligado al menor cumplido, por lo leído hasta ahora aprecio enormes calidad, variedad, naturalidad, soltura, deseo y desenfreno. El mío es Fuego de butano, aquel del butanero beduino enamorado de la princesa de los Cárpatos en el Raval barcelonés, que ganó el premio Lar Gallego de Sevilla en 2009.

 

* Susana Camps, Eduardo Cano, Jorge Dionisio, Manuel Dorado, Patricia Figuero, Eva G. Vellón, Hugo García, Isabel González, Adrián Gualdoni, Marisa Mañana, Sara Medina, María Ángeles Paniagua, Javier Quevedo, Tere Susmozas, Ana Tapia, Iván Teruel, Marisol Torres, Jaume Vidal y este viejo, resignado escritor dominguero Ignacio Jáuregui

La carne despierta- Antología de relatos eróticos

Gens Ediciones

ISBN: 9788494090806
PVP: 17€

Haz clic aquí  para descargarte el prólogo

'Nuestro hombre en el Bósforo' - Reseña de Nere Basabe

'Nuestro hombre en el Bósforo' - Reseña de Nere Basabe

"Recuerda algo a una antagónica Erica Jong el hilarante arranque de este libro a bordo de un avión abarrotado de asistentes a un congreso médico en Estambul y ese omnipresente miedo a volar. A partir de ahí, sin embargo, la novela se convierte en un homenaje (con algo de parodia) al cine negro y la literatura detectivesca, género revisitado aquí, eso sí, desde el humor y la humildad.

Con ella ha ganado el médico bilbaíno Ignacio Jáuregui el primer premio de novela del III Certamen Iberoamericano patrocinado por la Fundación de Huérfanos y Protección Social de Médicos Príncipe de Asturias, de la Organización Médica Colegial. Una novela ágil y divertida que cuenta la historia de un tal Jaime Pons, joven abogado madrileño que trabaja en una pequeña compañía de seguros, poco dado a la aventura y al que su empresa envía a Estambul para que investigue la misteriosa muerte de un hombre que pocas semanas antes había contratado con ellos una póliza de vida multimillonaria. Al igual que el personaje de Graham Greene (a cuya obra se rinde homenaje desde el mismo título), aquel vendedor de aspiradoras que jugaba a ser espía, también Pons es un detective impostor, que no sabe qué hace metido en semejante lío, y que va descubriendo a su pesar, en un crescendo delirante, una trama que enreda estafas de seguros con la mafia rusa y los oscuros intereses de la industria farmacéutica, pero también su recóndita madera de héroe íntegro y valeroso. Con una escritura fresca que no se pierde en vericuetos (casi todos los capítulos ocupan apenas página y media, y te fuerzan a leer las dos siguientes hasta que, sin darte cuenta, te has leído el libro de un tirón) pero que alcanza para retratar suficientemente a los personajes, e incluso para esbozar retratos interesantes de algunos secundarios (mi preferido es el funcionario del consulado español), Jáuregui se arma de todos los clichés del género negro para explotarlos de forma personal, y hasta se asoma a la literatura de viajes sabiendo sacar todo su provecho al exótico escenario, Estambul, que actúa casi como un personaje más. No hay duda de que el autor debió de divertirse tanto escribiendo esta pequeña historia como se divertirán los lectores al leerla.

Del lado de las objeciones, sin embargo, señalaría tal vez que su ritmo rápido pasa de largo algunas oportunidades, y que, a pesar de que la trama de suspense está urdida con acierto y correctamente dosificada, el final resulta después de todo un tanto previsible. Llama la atención sobre todo el anacronismo del protagonista (quizás demasiado identificado con el propio autor), porque sus referencias culturales, del cine en blanco y negro a las letras de boleros, probablemente casan mal con un joven de veinte años actual. Pero es que esta novela, sin exceso de ambiciones, recrea una y otra vez arquetipos para luego mofarse de ellos. No pretende más, y lo que hace, lo hace bien."

Nere Basabe, 2013
http://latormentaenunvaso.blogspot.com.es/2013/04/nuestro-hombre-en-el-bosforo-ignacio.html

'Nuestro hombre en el Bósforo' en MujerHoy (29-12-12)

'Nuestro hombre en el Bósforo' en MujerHoy (29-12-12)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres